Formas de uso

Elegimos la ropa, nos vestimos y listo. Esta es una rutina que se hace casi inconsciente y a la rápida muchas veces. Poco nos damos cuenta que pasamos por alto un pequeño e importantísimo detalle: la forma de uso de la ropa. Porque no es lo mismo una blusa llevada afuera que adentro de la falda o pantalón, la camisa arremangada o mangas estiradas y abrochadas, un pantalón con dobladillo o estirado, una chaqueta abierta o cerrada y tantos otros ejemplos más.

Las formas de uso hablan de nosotros al ser parte del estilo personal que es reflejo de personalidad. Una mujer de estilo natural o casual deportivo es posible que utilice las prendas sin mucha rigurosidad y cuidado teniendo el relajo de utilizar la blusa afuera. No así una mujer de estilo clásico elegante que mostrará un mayor orden o una de estilo casual y moderno que la llevara puesta de forma distinta dando casualidad y onda a la forma de uso.

El ámbito donde nos movamos y con quien nos relacionemos también será importante. Según el trabajo, será necesario un vestuario formal, casual o netamente informal en donde la forma de uso también irá acorde a este y aportar así a una imagen armónica. De todas maneras, en esencia, como se use una prenda reflejara principalmente estilo y será un gran aporte a mejorar los conjuntos, sentirnos a gustos  y seguros con la imagen que reflejemos. Un aliado, sin duda, para vernos como queremos. Que mejor que un minuto más de cabeza y dedicación, y darle una vuelta a los conjuntos de cada día y usarlos de tal manera que nos represente.

Moda en la calle, París, otoño 2012 / Vogue.es

Moda en la calle, París, otoño 2012 / Vogue.es

Moda en la calle, París, otoño 2012 / Vogue.es

Moda en la calle, París, otoño 2012 / Vogue.es

Moda en la calle, París, otoño 2012 / Vogue.es

Moda en la calle, París, otoño 2012 / Vogue.es

Moda en la calle, Milan, otoño 2012 / Vogue.es

Moda en la calle, Milán, otoño 2012 / Vogue.es

Anuncios