Cuando la moda incomoda

Imagen

El otro día tuve la posibilidad de ir a un lugar y ver a mucha gente a la moda, porque la ocasión lo ameritaba. Por un lado estaba la gente más casual, con onda y por otro lado las vestidas a la moda de la cabeza a los pies, literalmente, así como queriendo llevar todas las tendencias de una. Después de mucho observar pude comprobar nuevamente que muchas veces seguimos la moda sin considerar lo más importante: si va realmente con lo que somos y nuestras características físicas.

Si queremos, la moda puede ser un gran aliado si sabemos cómo llevarla. Y no se trata de atacar contra ciertos gustos, al contrario, la idea es encauzarlos de tal manera que la moda se amolde con armonía a nosotros, sin caer en el exceso que solo muestra que se está a la vanguardia, como dice cierta revista o blog, nada más.

De poco sirve la ropa si no nos representa. De poco sirve llevar un vestido a la moda, innovador y de colores estridentes, si destaca el y no la persona que lo lleva puesto con el estilo y características que la definen. O llevar una prenda que no favorece nuestro cuerpo como podría hacerlo otra. Como consejo, es más efectivo y económico tener más prendas básicas y llevar la moda, acorde a nuestro estilo, en accesorios y elementos como el maquillaje, y no en un closet repleto. Es cosa de asumirnos y elegir con conocimiento para nuestro beneficio.

Así, este conocimiento nos hará lucir en cada temporada con naturalidad y soltura, y no con esa incomodidad que se nota cuando no estamos a gusto y somos esclavos de las tendencias. Al final la idea es hacer de la moda algo de lo más cómodo.

Anuncios