Vivir afuera

28dic-cielo

El otro día escuchaba de un reportaje sobre viajar y vivir en otro país, y los beneficios que trae para la vida. Muchas veces me lo he cuestionado. Es que fuera de los viajes de vacaciones, hoy día vivo mi segundo tiempo largo lejos de Chile y día a día, a parte del gran motivo por el que me fui, son muchas las cosas que se van sumando para darme cuenta que el beneficio es bien grande, sobre todo en lo personal: pones a prueba la capacidad de adaptación para vivir en un lugar distinto, con las cosas buenas y no tan buenas que trae en lo cotidiano como un caótico y ruidoso tráfico por ejemplo. A respetar y abrirse a un abanico de diferencias y considerarlas dentro del “mapa” de posibilidades. Mirar las cosas con un nuevo enfoque ante un potente intercambio social y cultural, un enfoque en el que se mira con respeto las opciones, que lo que elija el otro puede ser tan válido como tu opción, lo bien llamado flexibilidad.

Es una buena ocasión para darte cuenta que los hábitos se pueden cambiar y sorprenderte comiendo algo que antes ni probabas. Que la capacidad de asombro se mantiene alta porque aunque pase el tiempo nunca se deja de ser turista (ojalá no se perdiera ni en el propio país). Nacen las ganas de crear, emprender, despegar, ver que hay más de lo que acostumbramos a hacer. Si, aún es tiempo para descubrir nuevas habilidades.

Vivir en otro país te aporta poco a poco elementos que te amoldan a ser alguien mejor contigo y con los demás. Te muestra a los ojos lo que es la libertad en la práctica: haces más validas tus convicciones, valores y reformulas tus propios parámetros para vivir, al darte cuenta que estos van cambiando según el entorno y la cultura.

A veces un nuevo entorno puede resultar ser un espejo que no te deja solo hasta que te mires bien, te conozcas y reconozcas, por mucho que a veces te sientas perdido. Es que frente a tantas diferencias y cambios es imposible escaparse de los propios. Mi teoría personal es que los viajes han sido impulsadores de cambios necesarios en mí. De cierta forma todos los cambios que trae el empezar la vida en otro lugar también se reflejan interiormente y viceversa.

Anuncios